padres

0 576

Desde que las XO llegaron a Buenavista en Apurímac, niños y padres de familia han aprendido a usar la computadora para aprovechar sus campos de la mano del profesor Héctor Sicha Quispe, Docente de Apoyo Tecnológico de la comunidad. Esta es la historia de una comunidad transformada por la tecnología.

La primera vez que los pobladores de Buenavista prendieron un foco en su comunidad fue en 2007. Sus habitantes se habían acostumbrado a mirar con una apagada esperanza los destellos que Uripa, a media hora de caminata, emitía a la distancia desde las seis de la tarde. Acercarse a alguna de las cabinas de internet del poblado estaba fuera de discusión: ese era un mundo aparte que pasaban de largo. Hasta que aprendieron de qué iba la computación.

Ahora, seis años después del primer impulso eléctrico, las cabinas uripeñas son ocupadas frecuentemente por los vecinos de Buenavista, que han transformado Internet en su gran manual de agricultura y ganadería. El pueblo ha dado un giro de 180 grados en su economía, y aseguran debérselo a las computadoras escolares que llegaron a los dos años de tener electricidad en el pueblo. “Antes que llegaran las laptops no conocíamos cómo funcionaba una computadora. Fue una alegría para nosotros que las trajeran” asegura Demetrio Pillaca Ramos, padre de familia. Emocionado como los demás padres porque sus niños iban a aprender computación, no tenía idea que él, como cerca de cuarenta adultos más del pueblo, también comenzarían a utilizarlas. Pillaca forma parte de la primera promoción de la “Escuela de computación para padres” que, entre 2010 y 2012, dirigió Héctor Sicha Quispe, el empeñoso director de la IE primaria multigrado 24819-6 Buenavista, junto con las profesoras Virginia Alcarraz y Marcela Molero.

El hombre y la máquina

“Cuando comenzamos a enseñar a los niños cómo usar la computadoras, teníamos un problema. Los papás no podían ayudar a sus hijos con las tareas. Y les daba miedo que trajeran la computadora a la casa, pensaban que se iba a malograr. Así que se me ocurrió hacer una escuela de computación para padres” cuenta el profesor Sicha. Un domingo, el profesor convocó a una reunión de padres de familia y salió con un compromiso firmado por la mayoría de ellos: deberían comenzar a asistir a dos horas de clases de computación cada domingo en la tarde. Habría tarjeta de asistencia, y no valía faltar. Todos deberían aprender computación tarde o temprano.

Para el mismo Héctor Sicha, la computadora ha sido un elemento con el que se fue familiarizando poco a poco. Uripeño de nacimiento, ni durante los estudios ni de regreso a su tierra, ésta había tenido un rol protagónico en su vida. Fue recién en el 2004 cuando un colegio de la zona sustituyó sus máquinas de escribir por ordenadores y aprendió a utilizarlos de verdad. En ese momento, solo sabía hacer documentos de texto. Motivado, compró una computadora propia para aprender más y desde hace tres años es uno de los DAT oficiales de Andahuaylas. “De pequeño era hábil para armar y desarmar grabadoras. Las computadoras ahora las armo al toque, instalo servidores, oriento antenas, cambio pantallas de XO” cuenta. Su conocimiento fue una de las mayores garantías para que los padres perdieran el miedo a aprender. Si algo se malograba, el director Sicha sabría cómo repararlo.

Escuela de domingo

Las clases de computación del anexo de Buenavista comenzaron en el año 2010 con padres que comenzaron a reconocer, paso a paso, las antenas de las laptops, la pantalla, el teclado, las conexiones principales de la XO. “Había padres que venían puntualmente, interesados, todos los domingos, a pesar que tenían muchas cosas por hacer. Los docentes también nos sacrificamos y dedicábamos parte de nuestro fin de semana a venir al colegio a seguir enseñando” cuenta el profesor Sicha.

Cada dos domingos, padres y profesores consagraban el horario de 4 a 6 de la tarde para aprender cómo funcionaban las computadoras. Había que ir lento. Para la gran mayoría, era la primera vez que tenían una computadora entre manos. “No sabíamos cómo se utilizaba, y no entendíamos muy bien cuántas cosas podíamos hacer con la computadora. Teníamos un poco de miedo, capaz el teclado vamos a malograr decíamos. Pero poco a poco hemos venido aprendiendo” cuenta Alex Sicha Ccasani.

Dar continuidad al proyecto fue difícil. En 2010, la meta básica de los tres profesores fue lograr que las laptops Xo no fueran un elemento extraño en casa. La meta era familiarizar a los padres con el equipo y hacerles entender cómo lo usaban sus hijos. Fue recién en 2012 cuando, con un proyecto ya armado, el profesor Sicha volvió a convocar a los padres con una meta más ambiciosa, la real. Ahora sí crearían documentos con esas pequeñas computadoras que, a esas alturas del partido, sus hijos ya dominaban. Correspondía a los padres dejar de ser unos simples espectadores.

Un teclado desordenado

Sello tras sello de asistencia, los pobladores de Buenavista participaron de manera entusiasta en el programa de computación. Incluso aquellos que entraron incrédulos a las clases han salido manejando bien las computadoras. “La meta era que pudieran producir texto con sus hijos y se ha logrado. Hasta personas que no eran padres de familia vinieron a aprender” cuenta el profesor Sicha.

Los profesores Sicha, Alcarraz y Molero se repartieron a los padres en tres grupos de acuerdo a su rapidez de aprendizaje y comenzaron con las tareas. Crear un documento, escribir una receta típica del pueblo, resumir una leyenda o escoger una hierba medicinal y explicar en qué situaciones debía utilizarse. Tomarle foto a la hierba elegida. Hacer una ficha con texto e imagen. En cada clase la tarea se complicaba un poco más, pero el reto común era siempre el mismo: el teclado era una pesadilla para los padres.

La mecanografía, pues, no era un conocimiento extendido. De eso siempre se habían encargado los tramitadores de Uripa. “Lo más difícil fue usar el teclado. Nos demorábamos bastante para buscar las letras. Es que el teclado está en desorden. Ahora ya siquiera sabemos escribir con las dos manos” dice riendo Sabina Ccasani, madre de familia. Incluso, recuerda, se ayudaban entre ellos si alguno demoraba en comprender alguna función de la computadora. O si no encontraban una letra.

Tras un año de tener clases dos veces al mes, los padres ya se sienten cómodos con la computadora y le sacan provecho cada vez que sus hijos la llevan a casa. “Hemos reunido nuestras recetas, nuestras leyendas, hemos escrito sobre nuestra familia y nuestros recuerdos. Ahora, nuestra meta es escribir la historia de la creación de nuestro anexo Buenavista” afirma Demetrio Pillaca.

Cuando el curso estaba por terminar, algunos padres entusiastas quisieron ir por más. “Algunos queríamos aprender también a utilizar las computadoras grandes, queríamos algo más avanzado” cuenta Alex Sicha Ccasani. Los ojos de los pobladores de Buenavista se dirigieron primero a la computadora de escritorio que se había comprado con ahorro comunal para la dirección del colegio. En los momentos libres, las profesoras se comprometían a enseñarles las diferencias básicas que las distinguían de las Xo. Bastó poco tiempo para que, ya con más confianza, rondaran las cabinas de internet de Uripa y se animaran a pedir a los encargados del negocio que les expliquen cómo entrar a internet. A partir de ese momento, la historia de Buenavista que están compilando los pobladores escribiría su segundo capítulo.

Un nuevo horizonte

Cerca de diez padres de familia emprendieron ese camino. Sentados en la cabina, frente al buscador de internet, fueron directo a lo que les interesaba: distinguir buenas semillas, mejorar los cultivos, buscar las razas vacunas con mayor producción de leche, cultivar forraje nutritivo para su ganado. Internet les abrió la puerta a sacar el mayor provecho a sus tierras. “Los vecinos de otras comunidades tenían vacas mejoradas. Nosotros también queríamos pero no sabíamos cómo criarlas. Tampoco nos alcanzaba para traer técnicos, así que fuimos a internet” cuenta Sicha.

“Al comienzo le pedíamos a los de la cabina que buscaran temas que nos interesaban. Luego comenzamos a buscarlos nosotros mismos. Yo iba con un cuaderno y todo lo que encontraba lo apuntaba. Luego venía a Buenavista y compartía lo que había copiado” recuerda. Así pasaron de tener vacas criollas de poca leche, a juntar el dinero suficiente para traer ejemplares Brown Swiss y Overa negra desde las ferias de ganado de Andahuaylas, a dos horas de Buenavista. Apuntaron los forrajes ideales para tener bien nutrido a su ganado. Hicieron espacio en sus campos y prepararon cultivos específicos para sus vacas. Comenzaron a hacer registros de sus animales para cruzarlos de manera óptima. Copiaron, además, modelos de cobertizos que podrían hacer fácilmente con adobe y calaminas. “Antes dejábamos a las vacas durmiendo al aire libre. Cuando llovía se enfermaban” cuenta Sicha. Gracias a su nuevas cabezas, que dan más de siete litros diarios de leche cada una, Buenavista está produciendo yogurt y queso para vender a los pueblos cercanos. Las cabinas de internet se ponían cada vez más interesantes.

En algún momento, las reuniones comunales con cuaderno en mano se hicieron insuficientes. ¿Cómo explicar mejor todos los dibujos e instrucciones que arrojaban las búsquedas de internet? Una segunda colecta sirvió para comprar un proyector para el colegio. El multimedia, como le dicen en el pueblo. Compraron USB y empezaron a convocar reuniones para proyectar las propuestas que recolectaban por internet. “Antes sólo sembrábamos papa y maíz. Echábamos las semillas y como crecía era” recuerda Cirilo Ccasani. “Con internet aprendimos a distinguir las semillas buenas y ahora sólo sembramos esas. Las otras para qué. Hacemos surcos en la tierra. Hacemos almácigos y trasplantamos las plantas más fuertes. Plantamos ordenado. Es otra cosa” asegura.

Los campos ahora son multicolor. La papa y el maíz han cedido espacio a las beterragas, nabos, rabanitos, apios, poros, ajos. La rotación de cultivo y la preparación de abono de alta calidad también es parte de las nuevas técnicas del pueblo. Ya no dependen de otros distritos para su canasta semanal y, como con sus productos lácteos, han comenzado a llevar sus hortalizas al mercado. No es cuestión de unos solcitos más al mes. Gracias a internet, Buenavista ha triplicado sus ingresos. Nada menos.

Clics modernos

La revolución que ha significado acceder a mares de información desde una pantalla y un teclado ha activado las ganas de los vecinos de Buenavista de integrar la tecnología a sus vidas. Una fotocopiadora donada por los buenavisteños que viven en Lima ha sido una de las más recientes sumas al patrimonio tecnológico del anexo.

Mientras tanto, una computadora de uso público se ha habilitado en la comunidad. Eso sí, con pago. Don Demetrio Pillaca, pujante buenavisteño dueño de sus propias cabezas y de una bodega en la entrada del pueblo, no se quedó de brazos cruzados tras la graduación del curso de computación. Quería aprender más, y de paso, sacar provecho a sus conocimientos. “Le envié dinero a mi hijo y mandé traer una computadora desde Lima. Hace cuatro meses la tengo en mi bodega” cuenta satisfecho del rincón de su tienda que funciona como una pequeña cabina de computación. Allí, al lado de la balanza y los abarrotes, recupera sol a sol su inversión tipeando cartas o alquilando su computadora a los chicos de secundaria de la zona.

Ahora, mientras plantean la posibilidad de hacer una tercera colecta y adquirir computadoras de escritorio para uso comunitario, los lugareños celebran la recién estrenada conexión a internet que el Ministerio de Educación prometió para este año. Desde enero, la búsqueda de mejoras es permanente. Que las redes sigan extendiéndose a Buenavista.

  • Texto y fotos: Tatiana Palla Heredia
  • Fuente: Perú Educa

3 7788
Sonia Matus es Consultora en Tecnologías Educativas y en el Diseño e implementación de estrategias para la optimización de portales

Por Sonia Matus. En la actualidad las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) o nuevas tecnologías de información y comunicaciones (NTIC), son un fenómeno altamente cambiante y  dentro de este contexto los y las jóvenes;  así como también los niños y niñas lo experimentan de una manera natural y hasta entretenida,  ya que cubren sus expectativas de aprendizaje, moviéndose  aceleradamente y por ello,  no lo  consideran aburridas. Por otra parte para los padres y madres de familia, tutores y para los docentes, estas representa un cambio demasiado abrumador, dado  que  tratamos de aprender  como utilizar cada innovación tecnológica,  sin antes haber asimilado la anterior, por ello resulta estresante.

Ante este fenómeno, es bueno comenzar a pensar que los adultos no debemos enfocar nuestras energías en aprender a manejar cada una de las innovaciones de punta, para sentirnos confiados y aptos para apoyar a nuestros jóvenes; más bien debemos,  comprender sobre el uso efectivo y los posibles riesgos en el uso y abuso de las tecnologías, para con ello, poder guiarlos hacia el uso responsable por parte de cada uno de los y las jóvenes.   Es importante comprender que para, que nuestros jóvenes nos tomen en cuenta, cuando hablamos de estos temas, no es necesario ser un experto en tecnologías;  más bien debemos saber  identificar las situaciones de riesgo que puedan estar viviendo y la forma oportuna de apoyarlos, por ello en este artículo examinaremos  el uso que los  adolescente, niños y niñas hacen con las tecnologías de información y comunicación, específicamente con el Internet, que promoviendo las salas de charla, los mensajes instantáneos, el correo electrónico, servicios de igual a igual; foros y  redes de contactos sociales, nos dan la pauta para identificar los posibles riesgos que pueden experimentar.

Lo anterior (Internet), le da a los jóvenes libertad y propicia el ambiente para que puedan decir libremente lo que piensan, a través de diferentes medios, que les permite expresar sus sentimientos y compartir sus emociones abiertamente, no importando a quien o quienes; si son conocidos o no, lo importante para ellos es comunicarse e interactuar con otros que están viviendo o experimentando lo mismo, para los y las jóvenes internet les permite encontrar apoyo en otros que no sean sus padres, tutores o profesores, crean redes entre amigos que compartan las mismas ideas, emociones, experiencias y situaciones del día a día.

Es por ello que los Docentes, Tutores, Padres y Madres de Familia, debemos conocer sobre el Internet su uso y las múltiples  oportunidades y beneficios que ofrece, dado que esta herramienta bien orientada propicia en gran medida las relaciones sociales, fomenta  el aprendizaje colaborativo, el desarrollo de nuevas habilidades, nuevas formas de construcción del conocimiento y el desarrollo de las capacidades de creatividad, comunicación y razonamiento. Las tecnologías, lejos de convertirse en un elemento de aislamiento, bien utilizadas podrían ser un canal de comunicación entre los miembros del hogar y no un motivo de discusión, Es por ello que uno de los el papeles fundamentales de los adultos debe ser  orientar, recomendar y hacer énfasis en el uso efectivo, así como propiciar las condiciones para que los niños, niñas y jóvenes tomen el control sobre lo que deben ver, escribir y compartir, y muestra el poder de DECIDIR que ellos tienen, para evitar abusos, acosos, así como hacerles entender sobre los peligros y riesgos al no seguir algunas reglas simples que les ayudaran a poder navegar seguros en internet, Como pueden ser:

Reglas Simples que los Niños, Niñas y Jóvenes, Deben Seguir para  Navegar Seguros

  • No publicar información muy personal, como tu número de teléfono celular, tu nombre completo, dirección o el nombre o lugar, fecha y hora donde te reunirás con tus amigos.
  • Considerar que la información que incluyes en blogs, Facebook, twitter, otras redes sociales también puede conllevar el riesgo de convertirte en víctima, al mostrar información que le permita a un depredador encontrarte. Recuerda siempre que las personas que buscan hacerte daño podrían utilizar la información que publicaste para identificarte o ganar tu confianza. También pueden engañarte fingiendo que te conocen o ser amigos de tus amigos.
  • Nunca reveles tu contraseña a nadie que no sea alguno de tus padres o tutor.
  • Agrega personas a tu perfil como amigos, sólo si los conoces personalmente.
  • No aceptes encontrarte o reunirte con amigos conocidos a través del  internet, especialmente si te dicen que vayas solo, sin la compañía de adultos.  Puedes estar ante personas que no son quienes dicen ser y estar ante el riesgo de un depredador.
  • Piensa antes de publicar tus fotos. Las fotos personales no deben tener información reveladora, como nombres de escuelas o de lugares. Mira bien el fondo de las fotos para asegurarte de que no estés revelando ningún tipo de información identificativa sin darte cuenta. El nombre de un centro de compras, la matrícula de tu automóvil, el nombre de tu equipo deportivo en tu camiseta, contienen información que pueden revelar tu ubicación. Y nunca publiques fotos sexualmente provocativas, ni tuyas ni de tus amigos.
  • Nunca respondas a comentarios de acoso o groseros publicados en tu perfil. Elimina todos los mensajes que no deseas o a los amigos que dejan comentarios inapropiados continuamente. Reporta sin miedo estos comentarios al sitio para establecer contactos sociales o al Proveedor de servicios de Internet, si violan las condiciones de servicio de ese sitio.
  • Aplica siempre las configuraciones de seguridad y privacidad antes de establecer contactos en las redes sociales, esto te permitirá aprobar a tus amigos y manejar la información de tu perfil en forma segura.
  • Toma en cuenta que toda información publicada en internet es publica, asegúrate de no dañar a tus amigos publicando datos, fotografías o imágenes que los perjudiquen. Ayuda a tus amigos no publicando datos personales como nombre, contraseña, edad, número telefónico, nombre de escuela o de lugares. No hagas ni publiques planes ni actividades en tu sitio para evitar que alguien te siga el rastro.
  • Recuerda siempre que lo que publicas en línea no es privado. Padres, maestros, entrenadores, empleadores y encargados de admisión pueden navegar por la red y encontrar cosas sobre ti: en tu perfil o en el de otra persona. Algunos adolescentes perdieron trabajos, ofertas de admisión y becas debido a la información publicada en línea.

Orientaciones Básicas Cuando los Jóvenes Utilizan el Teléfono Celular y el Acceso a Internet

Tomando en cuenta  que se incrementan los robos de miles de teléfonos celulares en diferente países y que, para los ladrones son objetos de valor muy fáciles de sustraer en especial a los niños, niñas y adolescentes; esto puede provocar una invasión de la intimidad por toda la información archivada en el aparato y llevar a los jóvenes a ser victimas de los depredadores.

Por tanto y en vista que los teléfonos con acceso a Internet y a las redes sociales; así como un celular robado o perdido que no tenga un PIN o una protección activada, son fuente de información que propicia  fraudes y robos de identidad, se recomienda tomar en cuenta los siguientes consejos básicos para la seguridad de la información que portan los niños, niñas y adolescentes:

No lo muestre en público

  • Llévalo en el bolsillo o en un estuche
  • Usarlo sólo cuando es necesario
  • No escribas SMS ni hables en público, los ladrones te lo pueden robar mientras estás distraído o distraída.
  • Si tiene, usa el PIN o el código de seguridad
  • No prestes el celular a los desconocidos aunque te lo pidan para una llamada urgente, tampoco lo dejes sin protección de clave en lugares públicos.
  • Apúntate el número de serie del móvil para que sea más fácil encontrarlo si lo roban
  • Ante un robo, entrégalo no te pongas a luchar por él, tu seguridad es primero.

El gran reto para los docentes, tutores, padres y madres de familia es orientar a nuestros niños, niñas y jóvenes  sobre el uso efectivo de la tecnología y a no perder el control y sobre todo a DECIDIR sobre lo que deben ver, escribir o compartir a través de internet.

Sonia Matus. Consultor en Tecnologías Educativas y en el Diseño e implementación de estrategias para la optimización de portales.

Padres, madres y docentes vrs. Nuevas Tecnologías
En la actualidad las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) o nuevas tecnologías de información y comunicaciones (NTIC), son un fenómeno altamente cambiante y  dentro de este contexto los y las jóvenes;  así como también los niños y niñas lo experimentan de una manera natural y hasta entretenida,  ya que cubren sus expectativas de aprendizaje, moviéndose  aceleradamente y por ello,  no lo  consideran aburridas. Por otra parte para los padres y madres de familia, tutores y para los docentes, estas representa un cambio demasiado abrumador, dado  que  tratamos de aprender  como utilizar cada innovación tecnológica,  sin antes haber asimilado la anterior, por ello resulta estresante.
Ante este fenómeno, es bueno comenzar a pensar que los adultos no debemos enfocar nuestras energías en aprender a manejar cada una de las innovaciones de punta, para sentirnos confiados y aptos para apoyar a nuestros jóvenes; más bien debemos,  comprender sobre el uso efectivo y los posibles riesgos en el uso y abuso de las tecnologías, para con ello, poder guiarlos hacia el uso responsable por parte de cada uno de los y las jóvenes.   Es importante comprender que para, que nuestros jóvenes nos tomen en cuenta, cuando hablamos de estos temas, no es necesario ser un experto en tecnologías;  más bien debemos saber  identificar las situaciones de riesgo que puedan estar viviendo y la forma oportuna de apoyarlos, por ello en este artículo examinaremos  el uso que los  adolescente, niños y niñas hacen con las tecnologías de información y comunicación, específicamente con el Internet, que promoviendo las salas de charla, los mensajes instantáneos, el correo electrónico, servicios de igual a igual; foros y  redes de contactos sociales, nos dan la pauta para identificar los posibles riesgos que pueden experimentar.
Lo anterior (Internet), le da a los jóvenes libertad y propicia el ambiente para que puedan decir libremente lo que piensan, a través de diferentes medios, que les permite expresar sus sentimientos y compartir sus emociones abiertamente, no importando a quien o quienes; si son conocidos o no, lo importante para ellos es comunicarse e interactuar con otros que están viviendo o experimentando lo mismo, para los y las jóvenes internet les permite encontrar apoyo en otros que no sean sus padres, tutores o profesores, crean redes entre amigos que compartan las mismas ideas, emociones, experiencias y situaciones del día a día.
Es por ello que los Docentes, Tutores, Padres y Madres de Familia, debemos conocer sobre el Internet su uso y las múltiples  oportunidades y beneficios que ofrece, dado que esta herramienta bien orientada propicia en gran medida las relaciones sociales, fomenta  el aprendizaje colaborativo, el desarrollo de nuevas habilidades, nuevas formas de construcción del conocimiento y el desarrollo de las capacidades de creatividad, comunicación y razonamiento. Las tecnologías, lejos de convertirse en un elemento de aislamiento, bien utilizadas podrían ser un canal de comunicación entre los miembros del hogar y no un motivo de discusión, Es por ello que uno de los el papeles fundamentales de los adultos debe ser  orientar, recomendar y hacer énfasis en el uso efectivo, así como propiciar las condiciones para que los niños, niñas y jóvenes tomen el control sobre lo que deben ver, escribir y compartir, y muestra el poder de DECIDIR que ellos tienen, para evitar abusos, acosos, así como hacerles entender sobre los peligros y riesgos al no seguir algunas reglas simples que les ayudaran a poder navegar seguros en internet, Como pueden ser:
Reglas Simples que los Niños, Niñas y Jóvenes, Deben Seguir para  Navegar Seguros
    No publicar información muy personal, como tu número de teléfono celular, tu nombre completo, dirección o el nombre o lugar, fecha y hora donde te reunirás con tus amigos.
    Considerar que la información que incluyes en blogs, Facebook, twitter, otras redes sociales también puede conllevar el riesgo de convertirte en víctima, al mostrar información que le permita a un depredador encontrarte. Recuerda siempre que las personas que buscan hacerte daño podrían utilizar la información que publicaste para identificarte o ganar tu confianza. También pueden engañarte fingiendo que te conocen o ser amigos de tus amigos.
    Nunca reveles tu contraseña a nadie que no sea alguno de tus padres o tutor.
    Agrega personas a tu perfil como amigos, sólo si los conoces personalmente.
    No aceptes encontrarte o reunirte con amigos conocidos a través del  internet, especialmente si te dicen que vayas solo, sin la compañía de adultos.  Puedes estar ante personas que no son quienes dicen ser y estar ante el riesgo de un depredador.
    Piensa antes de publicar tus fotos. Las fotos personales no deben tener información reveladora, como nombres de escuelas o de lugares. Mira bien el fondo de las fotos para asegurarte de que no estés revelando ningún tipo de información identificativa sin darte cuenta. El nombre de un centro de compras, la matrícula de tu automóvil, el nombre de tu equipo deportivo en tu camiseta, contienen información que pueden revelar tu ubicación. Y nunca publiques fotos sexualmente provocativas, ni tuyas ni de tus amigos.
    Nunca respondas a comentarios de acoso o groseros publicados en tu perfil. Elimina todos los mensajes que no deseas o a los amigos que dejan comentarios inapropiados continuamente. Reporta sin miedo estos comentarios al sitio para establecer contactos sociales o al Proveedor de servicios de Internet, si violan las condiciones de servicio de ese sitio.
    Aplica siempre las configuraciones de seguridad y privacidad antes de establecer contactos en las redes sociales, esto te permitirá aprobar a tus amigos y manejar la información de tu perfil en forma segura.
    Toma en cuenta que toda información publicada en internet es publica, asegúrate de no dañar a tus amigos publicando datos, fotografías o imágenes que los perjudiquen. Ayuda a tus amigos no publicando datos personales como nombre, contraseña, edad, número telefónico, nombre de escuela o de lugares. No hagas ni publiques planes ni actividades en tu sitio para evitar que alguien te siga el rastro.
    Recuerda siempre que lo que publicas en línea no es privado. Padres, maestros, entrenadores, empleadores y encargados de admisión pueden navegar por la red y encontrar cosas sobre ti: en tu perfil o en el de otra persona. Algunos adolescentes perdieron trabajos, ofertas de admisión y becas debido a la información publicada en línea.Orientaciones Básicas Cuando los Jóvenes Utilizan el Teléfono Celular y el Acceso a Internet
Tomando en cuenta  que se incrementan los robos de miles de teléfonos celulares en diferente países y que, para los ladrones son objetos de valor muy fáciles de sustraer en especial a los niños, niñas y adolescentes; esto puede provocar una invasión de la intimidad por toda la información archivada en el aparato y llevar a los jóvenes a ser victimas de los depredadores.
Por tanto y en vista que los teléfonos con acceso a Internet y a las redes sociales; así como un celular robado o perdido que no tenga un PIN o una protección activada, son fuente de información que propicia  fraudes y robos de identidad, se recomienda tomar en cuenta los siguientes consejos básicos para la seguridad de la información que portan los niños, niñas y adolescentes:
    No lo muestre en público
    Llévalo en el bolsillo o en un estuche
    Usarlo sólo cuando es necesario
    No escribas SMS ni hables en público, los ladrones te lo pueden robar mientras estás distraído o distraída.
    Si tiene, usa el PIN o el código de seguridad
    No prestes el celular a los desconocidos aunque te lo pidan para una llamada urgente, tampoco lo dejes sin protección de clave en lugares públicos.
    Apúntate el número de serie del móvil para que sea más fácil encontrarlo si lo roban
    Ante un robo, entrégalo no te pongas a luchar por él, tu seguridad es primero.
El gran reto para los docentes, tutores, padres y madres de familia es orientar a nuestros niños, niñas y jóvenes  sobre el uso efectivo de la tecnología y a no perder el control y sobre todo a DECIDIR sobre lo que deben ver, escribir o compartir a través de internet.

0 1440

El programa piloto enseñó computación a 4.000 adultos; en 2012 se extenderá

El crecimiento y la propagación vertiginosa de la tecnología a veces engañan. Hacen pensar que todo el mundo sabe, todo el mundo maneja, todo el mundo tiene, por lo menos, una idea vaga de cómo usar un mouse, cómo abrir un archivo, cómo escribir en la computadora.  El Plan Ceibal, con su propuesta de “un niño, una computadora”, a pesar de haber sido un paso hacia la universalización de la tecnología, incluso en contextos de carencias económicas y sociales, no significó la erradicación de todas las brechas. Hay una que sigue existiendo, y que se genera en los mismos hogares de los niños que, con su XO debajo del brazo, van a la escuela a aprender a escribir, dibujar y leer con una pantalla de por medio. Se trata de los padres.

“Hay que pensar que contar con familiares sin capacitación digital, analfabetos en ese sentido, es un freno para los avances que se quieren lograr”, afirmó Héctor Florit, miembro de la Comisión Ceibal.

“Yo la verdad no sabía ni prender (la OX)”, admitió Melva, madre de la escuela 151 del barrio Barros Blancos, hasta que su relación con aquel aparato extraño, verde y blanco, cambió radicalmente. “Aprender tod@s” se llamó el programa del Plan Ceibal que se desarrolló entre setiembre y diciembre de 2011, y tuvo como objetivo el aprendizaje y la inclusión digital de las familias de contextos sociales vulnerables a través de la participación directa de las familias en las escuelas. El presidente del Plan Ceibal, Miguel Brechner, afirmó que mientras el sueño de 2007 era una laptop por niño, el de 2012 es que todos los padres puedan participar con ellos, desde sus casas.

El plan piloto permitió alfabetizar a más de 4.000 referentes familiares, padres y madres de 15 escuelas de contexto crítico de Montevideo y Canelones, a través de 225 talleres con 50 temáticas diferentes. En primera instancia se convocó  a padres de segundo año, luego de tercero y cuarto y finalmente de quinto y sexto año.

Un nuevo miembro de la familia
El trabajo no se limitó únicamente a enseñarles a los padres a ayudar a sus hijos con sus tareas, sino a ayudarse a sí mismos. Se les inculcó cómo acceder a información de interés ciudadano (BPS, horarios de ómnibus, noticias, compras y ventas online) y cómo buscar un trabajo.

“Aprendemos junto con nuestros hijos, les enseñamos a ellos lo que nos enseñan a nosotros. Aprendimos desde cómo tener un correo electrónico, hacer un currículum, buscar trabajo, hasta a leerles libros a ellos”, manifestó otra madre de la escuela 151 de Casabó.

En conjunción, las maestras de curso, maestras de apoyo ceibal (MAC) y maestros comunitarios trabajaron bajo la orientación del director de cada escuela en talleres y programas particulares que tenían un mismo objetivo: democratizar aún más el conocimiento. Según Melva, “antes el trato era maestra-niño y madre-maestra, ahora nos estamos integrando bastante bien”, y se generan nuevas instancias de trabajo que tienen como objetivo impactar en el aprendizaje de los niños al generar un vínculo más estrecho entre los hogares y las escuelas.

Las oportunidades brindadas por el programa tuvieron que contemplar, además, la diversidad de necesidades que se podían generar en cada situación particular. La maestra de apoyo Ceibal, Camilia Martínez, relató que en el programa Trabajando con Internet, había planificado entrar a la página de Salud Pública, pero “un padre que trabaja en la construcción quiso entrar a la página del Sunca”, dijo.

Otra madre señaló que aprendió a entrar a sitios de ventas por internet. Y otra afirmó que aprendió a subir fotos de las manualidades que hace para darles difusión y obtener ingresos con ellas.

Fuente: El Observador

Últimas Noticias

0 576
Desde que las XO llegaron a Buenavista en Apurímac, niños y padres de familia han aprendido a usar la computadora para aprovechar sus campos...
Translate »