educación

0 1926

La Fundación Varkey nominó a 9 docentes de latinoamérica como candidatos a ganar el Global Teacher Prize, un reconocimiento que los premia por su labor en el aula.

Se trata de una iniciativa de la Fundación Varkey, una organización internacional sin fines de lucro que incentiva la docencia de excelencia con el objetivo de garantizar educación de calidad para chicos de sectores vulnerables.

Entre más de 20 mil nominaciones de 179 países diferentes, la fundación seleccionó a 50 finalistas para que disputen el gran premio: un millón de dólares. 9 de ellos son de latinoamérica.

La final —de este evento que lleva su tercera edición— se llevará a cabo el próximo 19 de marzo en Dubai, Emiratos Árabes.

 

Conocé a los 9 representantes de América Latina:

• Silvana Corso (Argentina): fue catalogada como una niña con problemas de aprendizaje. Su hija, Catalina, nació con parálisis cerebral y murió en 2009. Esta experiencia cambió su perspectiva con respecto a la educación. Como directora de una escuela secundaria, desarrolló un concepto inclusivo que permitió la admisión de alumnos dentro del espectro autista y con condiciones como espina bífida. Su trabajo ha sido reconocido con diferentes premios y ha servido como referencia en la capacitación de educadores.
Wemerson Da Silva Nogueira (Brasil): inició su carrera como docente después de graduarse de biólogo. La primera escuela a la que llegó tenía una tasa de deserción escolar de 50 por ciento y un personal muy desmotivado. Estaba localizada en una zona en la que prevalecía el crimen: los padres e incluso los alumnos estaban involucrados en tráfico de drogas y actos violentos. Él desarrolló un proyecto que derivó en que 90 por ciento de los alumnos abandonaran las actividades delictivas en un período de 4 años. Actualmente es la mejor institución educativa de la ciudad y ha contribuido a la disminución de la violencia en la comunidad en 70 por ciento.
• Valter Pereiade Menezes (Brasil): tiene 10 hermanos, sus padres tenían pocos recursos y no habían ido a la escuela, pero valoraban la educación e hiceron todo lo posible para ayudar a su hijo a acceder a ella. En la modesta comunidad en la que vivía no había escuela, así que con tan solo 7 años, Valter se fue a estudiar a la ciudad. En muchas ocasiones, pasó hambre. Pero el esfuerzo valió la pena: durante 21 años utilizó la enseñanza como herramienta para que sus estudiantes luchen contra la pobreza. También ha impulsado proyectos ecológicos de saneamiento de agua.
Eligio René Salamanca Navarrete (Chile): como maestro de niños con dificultades de aprendizaje se dio cuenta de la importancia que un profesor puede tener para los estudiantes, particularmente para aquellos que viven en lugares remotos. Actualmente es director de una escuela en la que el 82 por ciento de los estudiantes viven en condiciones de vulnerabilidad. En la mayoría de los casos, sus padres tienen escasos estudios y bajos ingresos. Sus esfuerzos han logrado que los estudiantes ocupen el tercer lugar en la región en los exámenes oficiales.
Mario Rodrigo Santibáñéz Caro (Chile): antes de dedicarse a la docencia de manera formal, realizó actividades de capacitación dirigidas a adultos y jóvenes de escasos recursos, trabajando en áreas rurales y promoviendo el desarrollo sustentable. En Santiago de Chile trabajó en una escuela en la que 85% de los estudiantes provenían de ambientes vulnerables, de familias disfuncionales o habían sido víctimas de abuso físico y psicológico. Ha impulsado el uso de las computadoras en el aprendizaje científico para motivar a sus estudiantes. En 2014 sus alumnos ganaron una competencia de actividades innovadoras en el aula de clase con el diseño de un proyecto para calentar el agua de los vestidores de la escuela.
• Alexander Rubio (Colombia): ha enseñado educación física desde 1999 en la misma escuela, que se encuentra en una zona con problemas de violencia vinculados a bandas delictivas. Hay tráfico de drogas, robos y asesinatos. En el área también viven muchos desplazados. En sus clases ha incorporado técnicas de yoga, expresión y percusión corporal, lo que ha mejorado el rendimiento académico de los estudiantes y la evaluación comparativa con otras escuelas en la región. El 80 por ciento de los estudiantes que han terminado sus estudios y el concepto que ha desarrollado como docente fue el objeto de una investigación realizada por la Universidad Pontificia Bolivariana, en Colombia.
• Tracy-Ann Hall (Jamaica): una dislexia no diagnosticada le dificultó el paso por la escuela. Estudió técnica automovilística pero luego descubrió su amor por la docencia, por lo que luego se graduó como maestra. La primera clase de la que estuvo a cargo, etiquetada como mala, se transformó en un éxito: 95 por ciento de los alumnos pasó el examen automotriz, algo sin precedentes en la historia de la escuela.
Ha convencido a empresarios del sector automotor de financiar becas para estudiantes excepcionales. También ha demostrado tener una gran creatividad para encontrar recursos y materiales que pueda utilizar en sus clases.
• Juan Raúl Cadillo (Perú): se ha concentrado en la tecnología para enseñar a sus alumnos. Para esto recurre a juegos matemáticos, libros de realidad aumentada e incluso los ayuda a crear sus propios videojuegos. También ha desarrollado una plataforma en la red que le permite a los estudiantes escribir, ilustrar y contar historias compartiendo información y conocimiento. Creó una técnica para ayudar a los estudiantes a aprender a escribir que mejoró en 70 por ciento las habilidades de los estudiantes.
Ron Álvarez (Venezuela): no sabía que quería convertirse en maestro. A los 10 años ingresó en las filas del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, conocido como El Sistema. Fue así como empezó a trabajar como instructor de docentes para promover el método desarrollado por El Sistema, tanto en Venezuela como en otros países. Organizó el modelo de El Sistema en Gotemburgo, Suecia, para jóvenes refugiados de la guerra y víctimas de violencia de entre 11 y 17 años. Entre sus integrantes se encuentran chicos de Siria, Afganistán, Albania, Somalia y Eritrea.

0 1564

El presidente del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), José del Castillo Saviñón, planteó la necesidad de realizar en América Latina y el Caribe «masivos programas de educación digital que provean a las nuevas generaciones de habilidades y conocimientos», para que les permitan integrarse a la nueva economía digital.

Del Castillo Saviñón presentó ante los representantes de los gobiernos y del sector privado de los países de la región que asisten a las reuniones de COM/CITEL y CCP.II, el programa República Digital. Lo destacó como «una nueva iniciativa que la República Dominicana está emprendiendo en materia de desarrollo digital y en las cuales el Indotel está jugando un rol centralísimo en su implementación».

Dijo que desde que asumió la presidencia del Indotel está empeñado en impulsar esta gran iniciativa que resaltó como un paradigma que permitirá tener acceso universal de todos los dominicanos a las TIC, banda ancha e Internet.

Asimismo, señaló: «Este programa es un conjunto de políticas y acciones que promueven la inclusión de las tecnologías de información y comunicación en los procesos productivos, educativos, gubernamentales y de servicios a los ciudadanos».

Del Castillo Saviñón, también presidente de COM/CITEL, explicó que República Digital tendrá cuatro pilares básicos: Educación, Acceso, Productividad y Acceso, y Gobierno Digital, Abierto y Transparente. Además, compartió ante el público presente que está en marcha el plan de acción de estos pilares que cuentan con dos ejes transversales que son: seguridad cibernética e inclusión social.

«Próximamente, publicaremos el plan de acción que nos permitirá alcanzar las metas y resultados esperados, así como el presupuesto y los responsables de cada acción que permitirá la inclusión digital de los dominicanos en la presente era del mundo digital”» enfatizó.

0 2531

Por Betina Lippenholtz

¿Cómo funciona el cerebro? ¿Cómo aprovechar la neurociencia para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje? Desde los años noventa, se realizan estudios para responder la pregunta: ¿hay un vínculo entre conocer cómo funciona el cerebro y aprender mejor (para los estudiantes) o enseñar mejor (para los docentes)?. La respuesta es: sí.

A partir de una pregunta, se ha comenzado a reflexionar si se está teniendo en cuenta la estructura del cerebro para comenzar a actualizar, personalizar e implementar nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje. La discusión, en diferentes idiomas y sociedades, parte de la misma premisa: ¿se están considerando las características específicas del cerebro de cada persona para señalar cuál es la mejor estrategia educativa?

Esto significaría, además, aceptar que el desarrollo del cerebro impone, definitivamente, nuevos modos porque cada uno sigue un desarrollo que no es siempre el mismo para todos, ni al mismo tiempo.

¿Cuáles podrían ser las metodologías modernas que ejemplifican con mayor exactitud un entendimiento de la neuroeducación, una aceptación del trabajo en red, una necesidad de la inclusión de las TIC? Aprendizaje basado en proyectos, aula invertida (Flipped Classroom), teoría de las inteligencias múltiples, aprendizaje colaborativo, conectivismo, entre otras.

Además de metodología, se puede hablar de sistemas o capacidades que, antes, se entendían como específicos solo de algunos campos. Por ejemplo: la importancia del aprendizaje de la programación, entendiéndola no como una herramienta que sirve solo para escribir código (si no, estarían los programadores para hacerlo), sino como la capacidad de reflexionar sobre estructuras, tal como se hace cuando se aprende análisis sintáctico o latín: desarrollar a través de la programación, estructuras de pensamiento.

Como explica el neurocientífico argentino Mariano Sigman:

«Lo que sí pienso es que entender el pensamiento humano, del que uno de sus abordajes es el pensamiento computacional, es tratar de entender qué hacemos nosotros, algorítmicamente, para resolver los problemas que resolvemos. Cómo hacemos para jugar al ajedrez, para hacer una cuenta, para recordar algo, cómo lo organizamos en la memoria. (…) Si vos entendés los ingredientes de un proceso complicado, es más fácil poder solucionarlo que si es algo tan basto que no podés descomponerlo en piezas».

Si se toman los conceptos de conectoma de Sebastian Seung y de web sináptica de Khris Loux, Eric Blantz, Chris Saad, se puede entender aún más cuál es el motivo por el cual se entienden como fundamentales el mecanismo y la estructura del cerebro como principios base para sostener ciertas metodologías de enseñanza y aprendizaje, y también comprender cuáles serían estas metodologías posibles. Todos ellos hacen hincapié en las conexiones, término que comparten estas metodologías educativas que ya se han nombrado.

La neurología sugiere que las conexiones entre las neuronas son la raíz de la inteligencia (no las neuronas en sí mismas). Y esta conexión es lo que se llama sinapsis. ¿Por qué es importante señalar esto? Porque si uno se quedara con la mitad de la ecuación, es decir, con que se debería tener en cuenta cada uno de los cerebros en cuestión (de estudiantes y docentes), habría tantas metodologías pedagógicas como cerebros. Evidentemente, esto no es posible. Pero sí, intentar metodologías que agrupen conexiones similares, que asocien necesidades, que conformen red, que trabajen colaborativamente.

Dice Seung: «Somos nuestro conectoma, somos nuestras conexiones». El investigador también enfatiza sobre la necesidad de ver el cerebro y a los que se ocupan de enseñar o reflexionar sobre nuevas metodologías educativas como un todo que nos define a partir de nuestras relaciones.

En síntesis: la neurociencia propone su parte, participar a través de su especificidad (el estudio del cerebro, entre otras cosas) en la transformación de las metodologías pedagógicas que permiten enseñar y aprender, hasta el momento. La educación considera que una ciencia puede aportar aspectos que desconoce y que, sin embargo, pueden servirle para mejorar su tarea, que la interdisciplinariedad enriquece la discusión porque se toman en cuenta diversos aspectos en un contexto más amplio.

La neurociencia dice: el cerebro tiene ciertas características que hacen de las personas individualidades. Sin embargo, dentro de esta diversidad o de estas individualidades, se puede ver con claridad la importancia de todas ellas en el compartimiento en red, de tener en cuenta la relación dependiente entre ellas. La educación toma en cuenta estas declaraciones y le suma la tecnología que, en varias de sus formas y expresiones, ha demostrado trabajar del mismo modo: en red, sobre relaciones, teniendo en cuenta las conexiones, entre otras cosas.

Hasta acá, los tres campos están de acuerdo en que pueden trabajar juntos, que cada uno aporta un saber que enriquece la reflexión y que, por sobre todas las cosas, favorece el desarrollo de nuevas metodologías de enseñanza y aprendizaje. Es el momento de pasar de la teoría a la práctica: la educación propone problemáticas, el corpus de las experiencias áulicas. Junto a la tecnología y a partir de lo aprendido de la neurociencia, sugiere nuevas metodologías tales como el aula invertida (flipped class), la enseñanza de la programación (como estrategia de pensamiento, no como materia), el conectivismo, el trabajo colaborativo, entre otras.

La neurociencia nos propone uno de los mejores ejemplos con la puesta en práctica del software matemarotes, software de estimulación, de entrenamiento cognitivo que, efectivamente, permite que los docentes puedan particularizar, personalizar ciertas unidades según las necesidades de los estudiantes. Lo que llamamos «personalizar la currícula».

La interdisciplinariedad estimula el enriquecimiento de las teorías porque permite tomar una problemática y, en primer término, mirarla desde varios puntos de vista. Segundo, porque permite dar diferentes respuestas según estos diversos puntos de vista. La interdisciplinariedad es en sí misma un ejemplo de trabajo colaborativo y en red.

La neuroeducación permite ver las cosas desde otro lugar para poder así reflexionar de manera diversa acerca de la educación y las metodologías pedagógicas que se conocen. Permite entender que la educación debe tener en cuenta particularidades para poder ser más eficientes. Lo que sigue es seguir llevando a la práctica estas nuevas metodologías pedagógicas, estos softwares y aplicaciones cognitivas que permitan una enseñanza-aprendizaje cada vez más personalizado, focalizado y, como consecuencia, eficiente.

Fuente: educ.ar

0 1490

Con miras al 2021, el Ministerio de Educación de Perú (MINEDU) tiene como objetivo que todos los colegios públicos y privados migren hacia una inteligencia digital que permita a los estudiantes progresar en el uso y adopción de las tecnologías de la información, para potenciar la capacidad emprendedora y creativa de los jóvenes.
Así lo señaló ayer el viceministro de Gestión Pedagógica del Minedu, Jorge Arrunátegui durante su presentación en el «Segundo Seminario Internacional»: “Construcción de indicadores y metodologías comparativas para medir el uso e impacto de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en el salón de clase».

«Las políticas públicas referidas a las TIC deben centrarse en los estudiantes, empoderar al docente como agente principal de cambio y realizar diseños metodológicos flexibles adaptados a nuestra realidad», explicó.
Asimismo, mencionó que dentro del marco del uso de las TIC se deben enseñar buenas prácticas para lograr una sana convivencia digital entre estudiantes.

«En un contexto hacia el año 2021, aspiramos a tener escuelas innovadoras, maestros inspiradores y alumnos que sean líderes y comprometidos con su entorno», sostuvo Arrunátegui.

La coordinadora TIC de la Dirección General de Educación Básica Regular del MINEDU, Ysabel Rosales, añadió que el ministerio viene planteando el uso de las TIC para optimizar situaciones que potencien el aprendizaje dentro y fuera del aula.

Al respecto, Ben A. Petrazzini, especialista principal de programas de la IDRC, comentó que el desafío es grande para poder generar conocimientos y respuestas sobre cómo navegar en esta era de cambios tecnológicos y a la vez evitar la inequidad social y económica.

El seminario tiene como finalidad el intercambio de experiencias entre expertos de Uruguay, Chile, Colombia y Perú para la construcción de indicadores y metodologías que midan el acceso a las TIC y su uso en las aulas, así como su impacto en el desarrollo de aprendizajes y competencias de los estudiantes.

Participaron también Vijay Kumar, decano asociado de Aprendizaje Digital del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y Marcela Rojas Pintor de la Universidad de Nueva York. El encuentro fue realizado por el MINEDU en coordinación con la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo) y el Centro Internacional de Investigación sobre el Desarrollo (IDRC) de Canadá.

 

Fuente: MINEDU

0 1260

El viernes 25 de noviembre se realizó el encuentro «Uruguay Educa: un portal en movimiento» en la Escuela Técnica Pedro Figari de Montevideo. El evento que contó con 150 asistentes, tuvo como objetivo difundir y posicionar al portal educativo Uruguay Educa como medio para la mejora de la calidad de la enseñanza y el aprendizaje, así como también recabar insumos para la transformación de esta herramienta digital.

Uruguay Educa: un portal en movimiento estuvo enmarcado en el proceso de transformación que atraviesa actualmente el portal, que prevé una nueva interfaz gráfica, adaptativa a varios dispositivos, y con funcionalidades basadas en código abierto.

Durante la jornada se desarrollaron tres ejes temáticos en coloquios con expertos: contenidos digitales, formación docente y comunidades de práctica en línea. Al final del encuentro se llevó a cabo una mesa de discusión sobre los ejes abordados anteriormente. 

El encuentro abrió con el coro del Liceo N.° 29 «Alicia Goyena», que interpretó varios temas, entre ellos uno en inglés y otro en portugués. Acompañó en guitarra al grupo de estudiantes la Prof. Marcella Turubich quien dirige el coro y además es contenidistas de Uruguay Educa.

El acto de apertura estuvo a cargo de autoridades del Consejo Directivo Central de la ANEP,  del Consejo de Educación Secundaria (CES), del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), y de la Dirección Sectorial de Información para la Gestión y la Comunicación de la cual depende el portal.

Representando a la Red Latinoamericana de Portales Educativos (Relpe) estuvo presente en el encuentro la Coordinadora de Formación, Julieta Dobarro. La presencia de Relpe en el encuentro resultó de suma importancia para Uruguay Educa, ya que la red funciona como una comunidad de intercambio y colaboración entre los responsables de las políticas educativas de los países miembro, y entre los equipos de trabajo de los portales.

Durante su presentación, Dobarro destacó la importancia de escuchar y representar las voces de los estudiantes en los portales educativos, así como también la necesidad de difundir las buenas prácticas docentes, y mencionó el camino que hace Relpe junto a los portales para generar recursos educativos abiertos.

Coloquios
Los coloquios contaron  con la presencia de invitados internacionales, nacionales y con los docentes contenidistas de CEIP y CES que promovieron el debate sobre los temas del encuentro.

La primer mesa, «Contenidos digitales», estuvo formada por Raúl Luna quien expuso sobre la curaduría de recursos,  Elizabeth Mango que destacó la tarea de los contenidistas del portal, Patricia Díaz que habló sobre los licenciamientos de los materiales disponibles en el portal, y cerró la mesa Vivana Linale que disertó acerca del tema recursos educativos inclusivos.

La segunda mesa, «Formación de los docentes en entornos de aprendizaje en línea», estuvo compuesta por Richard Delgado de Uruguay Educa, Nancy Peré de la Universidad de la República,  Martín Rebour de Ceibal, y Andrea Vásquez del portal Educarchile que estuvo presente a través de un video.

La tercera mesa, «Comunidades de práctica en línea», contó con la presencia de Mónica Trech y Corina Rogovsky de FLACSO Argentina, e Iris Caramés quien coordina a los contenidistas de secundaria dentro del portal.

Construcción colectiva

Luego de finalizadas cada mesa, se le dio al público la opción de realizar preguntas que fueron respondidas por los expertos. Las preguntas se podían realizar directamente o a través de la aplicación móvil del evento llamada Uruguay Educa.

A lo largo del encuentro, la aplicación permitió a los asistentes contactar a los expertos a través de la sección «Muro» que funcionó como un foro. Las personas podían ingresar a alguna de las distintas temáticas del muro y escribir la consulta o el comentario. Además los asistentes al evento pueden completar una encuesta sobre el  uso de Uruguay Educa que aportará al cambio del portal.

En la sección «Recursos» de la aplicación se encuentran disponibles distintos materiales sobre temas relacionados con los coloquios, las personas interesadas pueden descargar estos documentos mientras la aplicación siga vigente.

Para aquellos que no cuentan con un teléfono inteligente o les resulta más cómodo la computadora, esta herramienta tiene un sitio web que funciona en espejo donde se puede encontrar lo mismo que en la aplicación. En breve se podrán descargar los videos de las presentaciones y el material utilizado por los expertos en sus ponencias.

Al final del encuentro se realizó una última mesa de reflexión acerca de los temas tratados en la jornada, y acerca del futuro del portal Uruguay Educa. Durante el encuentro se recabaron insumos y opiniones que servirán para impulsar al portal en esta nueva etapa.

 

 

0 2826

Nueva propuesta de posgrado en la FCEDU-UNER en convenio con el Portal Educ.ar y RELPE.

A partir del convenio firmado con el Portal Educ.ar –sitio web educativo del Ministerio de Educación de la Nación—y la Red Latinoamericana de Portales Educativos (RELPE), ha sido aprobado por Consejo Directivo (Resolución 492/15) un proyecto de posgrado en “Especialización en producción de contenidos y ambientes digitales educativos”. Dicho posgrado otorgará el título de Especialista en Producción de Contenidos y Ambientes Digitales Educativos. Se prevé que el mismo sea presentado en la CONEAU en abril del 2016.

La apuesta por esta carrera está fundamentada en la vacancia tanto en el medio local como regional de propuestas de formación de posgrado vinculadas al campo de la Comunicación, la Educación y las Tecnologías, que atiendan a la producción integral de contenidos educativos digitales o para entornos virtuales de aprendizaje como propósito general. Esta especialización está orientada a profesionales graduados de Comunicación, Educación y otras áreas de las Ciencias Sociales y Humanas, interesados específicamente en los aspectos y dimensiones involucradas en la producción de contenidos y ambientes digitales con una intencionalidad y una finalidad de carácter educativo, que articule adecuadamente la complejidad pedagógico-comunicacional, técnica y estética implicadas en la creación de recursos y materiales. Para su desarrollo se prevé la puesta en marcha de una plataforma virtual específica, ya que está organizada desde un recorrido curricular de seminarios a distancia, con gran relevancia de las TIC en el propio proceso formativo.

La modalidad a distancia de esta Especialización de posgrado permite ampliar el alcance de la misma a nivel regional, facilitando el acceso a estudiantes localizados en diferentes geografías y favoreciendo el intercambio de experiencias de los distintos profesionales interesados. Con la implementación basada en la virtualización de prácticas y materiales, la Facultad prevé fortalecer un equipo interdisciplinario de comunicadores, educadores y diseñadores para abordar la capacitación y el asesoramiento a los docentes a cargo y colaboradores que desarrollarán los seminarios.

Nota completa

0 826

Por Carlos Delgado Méndez

Recientemente he tenido la suerte de asistir al mayor encuentro mundial de minería de datos educativos: el congreso “Educational Data Mining 2015”, que ha celebrado su octava edición en Madrid, hospedado por la UNED y el grupo de Investigación aDeNu del Departamento de Inteligencia Artificial.

La Minería de Datos Educativos (EDM) es una disciplina emergente, que se centra en el desarrollo de métodos para explorar los datos procedentes del contexto educativo. En los últimos años desde distintos ámbitos (que incluyen informática, estadística y educación) han estado investigando sobre cómo la minería de datos puede mejorar la educación. Los datos que se utilizan proceden de diversas fuentes: clases en entornos tradicionales presenciales, software educativo, cursos on line o tests y pruebas acumulativas. Todas ellas proveen de una cantidad de datos en aumento, que puede ser analizada para dirigir preguntas que antes no era posible realizar y contemplan diferencias entre poblaciones de estudiantes o comportamientos específicos. Por ejemplo: ¿Existen diferencias significativas en los resultados que obtienen los estudiantes en función de factores demográficos? ¿Cómo podemos “modelizar” los tipos de estudiantes para ofrecerles el diseño pedagógico que proporcione mejores resultados de aprendizaje? ¿Incluiremos elementos de “gamificación” en todas las materias para aumentar la motivación?…

Continuar leyendo

Imagen: Alan Newman

 

0 1196

La Educación es, sin duda alguna, la inversión más rentable de un país. Los jóvenes estudiantes deben mostrar cada día lo que son capaces de hacer por ellos mismos y por quienes les rodean. Esta circunstancia se pone aun más de manifiesto en aquellos lugares en los que la situación económica y social es menos favorable.

Fundación MAPFRE ha puesto en marcha la tercera edición de “El Futuro en Nuestras Manos”, un concurso de relatos cuyo el objetivo es concienciar a los jóvenes escolares de Latinoamérica sobre su futuro a través de la creatividad.

Esta iniciativa, que se llevará a cabo en 18 países de Latinoamérica, se realiza en colaboración con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), permite a estas personas, con edades comprendidas entre los 6 y los 18 años, reflexionar sobre cómo ven su futuro y cómo pueden contribuir en la sociedad a través de un relato en forma de cuento, que puede escribirse en español y portugués.

El plazo de presentación de los cuentos finaliza el 31 de octubre de 2015.

En la segunda edición de este certamen, celebrada en 2014, participaron más de 2.500 escolares de 1.060 colegios públicos, privados y concertados de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Un total de 110 alumnos recibieron premios por valor total de 24.000 euros.

Esta iniciativa se suma al Programa “Formando Comunidad”, que promueve programas de cooperación en 23 países con el fin de mejorar la educación, la nutrición, la salud y el acceso al mercado laboral de niños y jóvenes en situación de pobreza y exclusión social.

Puedes consultar las bases de este concurso en:

https://formandocomunidad.fundacionmapfre.org/pt/concurso-de-cuentos/

0 1281

En los últimos años, Google ha avanzado en diferentes áreas de la vida cotidiana, por ejemplo la educación, el arte y la cultura en general. En esta ocasión, queremos destacar el proyecto Google Expeditions, cuyo objetivo es crear nuevos recorridos digitales para poder realizar excursiones a diferentes lugares del planeta a los que no todos pueden llegar.

Esta iniciativa se enmarca dentro del programa educativo de la compañía y se combina con la posibilidad de crear contenidos tridimensionales que utilicen dispositivos móviles, realidad y virtual realidad aumentada para enriquecer la experiencia de recorrido.

Uno de los focos de Google Expeditions es brindarle a los establecimientos educativos la posibilidad de recorrer los museos más importantes de todo el mundo, sin moverse de su aula. Por eso, convoca a diferentes instituciones a sumarse a este proyecto y a crear materiales para generar una mejor experiencia de recorrido.

En este sentido, Expeditions se articula con otro de los proyectos de Google, llamado Cultural Institute, en el que la firma ha elaborado sus propios recorridos virtuales por algunos de los museos más importantes del mundo.

En algunos países de la región, se han generado portales web que permiten realizar visitas virtuales a museos y sitios históricos de la historia de cada nación. Por ejemplo, el Ministerio de Educación de la Nación Argentina lanzó el sitio Argentina Virtual, en el que ofrece este tipo de desarrollos al público en general. En este portal se pueden acceder a recorridos virtuales por la Casa de Gobierno, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad de Rosario, entre otros.

0 1278

Un comunicado de Apple en la tarde del día de ayer confirmaba el fallecimiento de Steve Jobs, luego de una dura batalla contra el cáncer de páncreas. El hombre que revolucionó (y en reiteradas ocasiones) el campo de las tecnología de la información y comunicación había dado un paso al costado como CEO hace apenas un mes y medio, dejando detrás un enorme legado de innovaciones que marcaron el camino de la industria durante los últimos 30 años y llevaron a la compañía, que fundó en 1976 junto a Steve Wozniac y Ronald Wayne, a ser la más valiosa del mundo.

Cada uno de los dispositivos que Jobs impulsó al mercado estuvo orientado a un objetivo principal: el simplificar la vida del usuario. Desde la primera Macintosh hasta el iPad 2, logró que varias generaciones perdieran el miedo a acercarse a las últimas tecnologías. Quizás esta característica puede parecer relegada cuando se subraya al diseño como la principal ventaja diferencial de los productos de Apple, pero la accesibilidad, y las interfaces amigables para el usuario son las verdaderas claves que permiten entender el éxito que tuvieron sus productos en el mundo.

A principios de la década del 80 la Mac provocaba por primera vez no fuese necesario ser ingeniero para manejar un ordenador: la idea que Jobs impulsó ya llevaba el germen de la masividad y la democratización de los saberes necesarios para su uso. Se creó así un nuevo mercado: la computadora salió de las universidades y los centros de investigación, llegó a las empresas, a los hogares y a las escuelas.

Cuando casi tres décadas después se lanza por primera vez al mercado el iPad, nuevamente marca tendencia. Hoy en día, cuando el conjunto de esfuerzos internacionales avanza para que cada alumno tenga acceso a una computadora, la tableta como dispositivo educativo empieza a ganar peso y a rivalizar con la notebook en muchos lugares. En algunos países ya se están impulsando proyectos 1:1 con iPads en el aula, en otros, donde los presupuestos son diferentes, se comienzan a impulsar modelos de tabletas más económicas. El debate que se ha originado sobre cuál el dispositivo más adecuado estará marcando el rumbo en los programas nacionales, y no cabe duda que el trabajo de Jobs ha provocado en gran parte esto.

Jobs reinventó y masificó la industria de la computación, de la música, de la comunicación móvil. Como aparece publicado en el sitio oficial de Apple, “se ha ido un visionario y un genio creativo” y sus aportes serán extrañados.

 
 

Discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford durante la apertura del curso de 2005.

3 5238
Guillermo Sunkel, Coordinador componente educación proyecto @LIS2 “Diálogo político inclusivo e intercambio de experiencias”, División de Desarrollo Social, CEPAL.
Los planteamientos que aquí se presentan han sido elaborados en presentaciones realizadas por el autor en el marco del componente educación del proyecto @LIS2 que se realiza en la CEPAL con el  apoyo de la Unión Europea.

 

Por Guillermo Sunkel. Desde hace un par de décadas las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han sido incorporadas en los sistemas educativos del mundo entero con la promesa de brindar mejoras en el sistema escolar. Los países de América Latina han realizado a lo largo de este tiempo importantes esfuerzos para no permanecer al margen de esta tendencia global. A finales de los 80 y principios de los 90 se comenzaron a gestar las primeras políticas y programas TIC orientados a las escuelas.

En América Latina la vía fundamental para la integración de las TIC en la educación ha sido la política pública, principalmente a través de programas y proyectos. Aunque en la actualidad solo un tercio de los países de la región ha diseñado una política formal de TIC en educación, la mayor parte ha desarrollado iniciativas con el carácter de proyectos o programas y además cuenta con una unidad especializada en el Ministerio de Educación que es responsable de su implementación.

En sus inicios los programas de TIC para las escuelas tuvieron una marcada orientación hacia la provisión de infraestructura, principalmente a través de la instalación del laboratorio de computadores.  Este énfasis en los temas de acceso es coherente con el plan de acción de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (WSIS) cuando sostiene que “la infraestructura es central para lograr el objetivo de la inclusión digital”.

Sin embargo, hoy es evidente que el acceso a la infraestructura no es suficiente, que la infraestructura y el acceso tienen que estar íntimamente conectados con aspectos tales como: una propuesta de uso (lo que implica la capacidad de “ejercer” el acceso con cierta frecuencia); el desarrollo de capacidades para dar sustentabilidad de largo plazo al proyecto (involucra formación de docentes, capacitación de los administradores, involucramiento de los padres, etc.); y el desarrollo de contenidos educativos digitales de calidad que los docentes y estudiantes utilizan durante el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Las políticas y programas de TIC para las escuelas que se han implementado en América Latina han estado guiadas por la visión de que las TIC tienen la capacidad potencial de alterar el escenario donde se introducen y, por tanto, que pueden facilitar la revisión y reformulación de prácticas prevalecientes, impulsando cambios y mejoras en las condiciones estructurales del sector. Las expectativas han sido que las TIC contribuirían a enfrentar los desafíos educativos más importantes que tienen los países de la región en materia de calidad, equidad y eficiencia.

El aporte de las TIC al mejoramiento de la calidad de la educación abarca cuestiones diversas como la reformulación de prácticas prevalecientes y  cambios en las formas de enseñanza, las prácticas pedagógicas, el currículo docente, la forma de acceder y adquirir conocimiento y los recursos utilizados, entre otros.  Sin embargo, las evaluaciones de la calidad se centran específicamente en los resultados educativos y, principalmente, en la evaluación del rendimiento académico.  Al respecto, la investigación ha mostrado que la relación entre el uso de estas tecnologías y el aprendizaje no es lineal y que, por tanto, el mejoramiento en los rendimientos académicos no ha sido de acuerdo a lo esperado. La investigación también ha planteado el tema de que las TIC afectan el aprendizaje de otro tipo de habilidades que se requieren para la sociedad del conocimiento (las denominadas “competencias del siglo XXI”).

Por otro lado, se ha hecho evidente que para que las TIC efectivamente hagan un aporte a la calidad de la educación es necesario abordar algunos desafíos pendientes.  Estos incluyen: mejorar la calidad de la formación del cuerpo docente para el uso pedagógico e innovador de las TIC, especialmente a nivel de la formación inicial; definir un modelo de integración curricular de las TIC que valore las posibilidades didácticas de las TICs en relación con objetivos y fines educativos; y generar una mayor disponibilidad de contenidos educativos digitales.

Otra de las expectativas que ha guiado los esfuerzos de TIC para la educación en la región ha sido que ellos contribuirían a los procesos de integración social, evitando la polarización social resultante de la falta de acceso de importantes sectores de la población a las nuevas oportunidades que brinda la tecnología. De hecho, desde las primeras políticas y programas se ha buscado que la incorporación de las TIC en las escuelas tenga “impacto social”, entendiendo por ello su aporte a la reducción de la brecha digital.

Hasta ahora la brecha digital en América Latina ha sido concebida en términos de acceso a la tecnología y, desde ese punto de vista, la escuela ha sido pensada como un espacio estratégico para reducir las desigualdades de acceso.  Sin embargo, investigaciones recientes comienzan a hablar de la emergencia de una segunda brecha digital.  Esta se refiere a la necesidad de considerar no sólo las diferencias en términos de acceso a las TIC y el desarrollo de destrezas de manejo funcional de las mismas, sino también en términos de las capacidades de los estudiantes de diferente contexto sociocultural de dar un uso efectivo de las tecnologías para su aprendizaje. Esta segunda brecha digital distingue entre aquellos que tienen las competencias y habilidades necesarias para beneficiarse del uso de los computadores y quienes no las tienen, competencias que están estrechamente vinculadas al capital social, económico y cultural de los estudiantes.

En consecuencia, ya no es suficiente – como aporte a la equidad – que los programas de TIC en educación contribuyan a la reducción de la primera brecha digital.  Ahora se requiere además que los esfuerzos de TIC para la educación impidan que la segunda brecha digital venga a profundizar las diferencias ya existentes, lo cual requiere pensar propuestas para que las escuelas logren un mejor aprovechamiento de las TIC para el desarrollo de competencias, especialmente en los grupos de menores ingresos de la población. En definitiva, en América Latina tenemos una superposición de brechas pues si bien ha habido avances en la superación de la brecha de acceso persisten profundas desigualdades a las cuales se suman las desiguales condiciones de los beneficiarios para dar un uso significativo a ese acceso las TIC.

Por último, la incorporación de las TIC en la educación también ha ido acompañada de la expectativa que ellas contribuirían a mejorar cuestiones de eficiencia.  En educación la eficiencia se mide en la optimización del uso de recursos para elevar el nivel educacional de la población, lo que se expresa en la disminución de las tasas de repetición, rezago y conclusión de los ciclos de enseñanza. A su vez, ello supone mejorar la “gestión escolar” la que incluye la gestión de los recursos económicos y humanos (profesores, directivos, administrativos, etc.) de los alumnos (matrícula, notas, observaciones), apoderados (antecedentes, comunicaciones), de asignaturas (planificación de horarios) y de la docencia (planificación curricular, monitoreo del cumplimiento del currículum, planes de clase).

La gestión educativa abarca distintos niveles: el nivel del sistema educativo, en el que las TIC permiten la recolección y procesamiento de datos que permiten un monitoreo del sistema (datos de matrícula, asistencia de estudiantes, deserción y repetición de estudiantes, número de estudiantes por profesor, etc.); el nivel de la gestión del colegio, el que es fundamental para que las innovaciones puedan ser llevadas a la práctica; y el nivel de la gestión curricular en la sala de clases, el que permite generar cambios en la forma como se imparte  y organiza el currículum.  Sin embargo, si bien las TIC tienen el potencial para generar impactos en estos niveles no hay evidencia sobre impacto real.  Para aprovechar las TIC en mejorar la eficiencia de los sistemas educativos en estos niveles se requiere generar capacidades para utilizar los sistemas de información.

En síntesis: las políticas y programas de TIC para las escuelas que se han implementado en América Latina han ido acompañadas de grandes expectativas en el sentido que contribuirían a enfrentar los desafíos educativos más importantes que tienen los países de la región en materia de calidad, equidad y eficiencia.  Sin embargo, los avances son relativamente modestos pues cada una de estas dimensiones supone un conjunto de condiciones que no están dadas y, por tanto, representan nuevos desafíos que es necesario enfrentar.  Quizás ya estamos en condiciones – en tanto disponemos de mayor conocimiento – para desarrollar un enfoque integral que permita abordar al unísono los diferentes desafíos para cumplir con las grandes expectativas de política.

Guillermo Sunkel

Coordinador componente educación proyecto @LIS2

“Diálogo político inclusivo e intercambio de experiencias”

División de Desarrollo Social, CEPAL.

Especiales del mes anteriores

El 10 de noviembre de 2010, se llevó a cabo, en la ciudad de Atlanta, el Foro de Competitividad de las Américas. En dicha Ocasión, estuvo presente Eugenio Severin, quien expuso sobre Educación y nuevas tecnologías.

A continuación, les hacemos llegar algunos de los fragmentos de la ponencia que dictó Eugenio Severin sobre la Educación y las TIC:

Un buen profesor, es indispensable e irreemplazable. Cuando se plantea que las tecnologías tendrán un rol fundamental en la educación del siglo XXI, hay quienes interpretan que hablamos de dispositivos tecnológicos, de ‘gadgets’, de fierros, cables y plásticos. Hay quienes creen que se trata de una moda pasajera, que ya se irá, devolviendo la escuela a lo esencial: maestros enseñando a estudiantes. Hay quienes creen que es un invento de empresas transnacionales, enceguecidas por la ambición y el lucro, inventando necesidades que las escuelas realmente no tienen. Hay quienes ven sólo una política marketinera, aprovechada por políticos ingenuos o inescrupulosos. Hay quienes no quieren ver ni saber”.

Cuando hace referencia a los nativos del siglo XXI, Severín sostiene que estos niños son diferentes “(…) piensan rápido, pueden hacer muchas cosas a la vez, no toleran largos discursos, buscan resultados simples y rápidos, se niegan a ser espectadores pasivos, exigen ser actores y protagonistas. Esto es una buena noticia para la sociedad. La ciencia, las artes, y las empresas, demandan de personas con esas características. Los trabajos rutinarios y manuales desaparecen velozmente, y se crean nuevas ocupaciones, donde la clave es la creatividad y la innovación, la flexibilidad, la capacidad de análisis y la comunicación”.

“Las tecnologías en educación deben usarse para mejorar la calidad de los aprendizajes”. Para este especialista, no se trata de que los niños ‘aprendan computación’, sino de ofrecerles experiencias de aprendizaje nuevas, estrategias de construcción colaborativa de conocimiento. “Han sido llamadas también ‘competencias del siglo XXI‘: pensamiento crítico, creatividad e innovación, comunicación y colaboración, entre otras. Una educación que no se propone formal y explícitamente el desarrollo de estas habilidades está dando la espalda a sus estudiantes, les está dificultando su desempeño como trabajadores, como profesionales y como ciudadanos”.

En definitiva, sostiene Severín, la integración de las tecnologías en la educación es un desafío educativo y no tecnológico; y lo fundamental es saber “cómo haremos para que represente una oportunidad, en especial para los más pobres, aquellos para los que la educación tradicional ofrece, precisamente, menos oportunidades”.

En este enlace, podrán acceder al artículo completo.

Eugenio Severin es Especialista Senior en Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Anteriormente, se desempeñó como Encargado de Tecnologías para la Educación en la Fundación Chile (2004-2008) y como Jefe de Gabinete en el Ministerio de Educación de Chile (2000-2004). Es especialista en el uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación en el ámbito educativo.

Últimas Noticias

Translate »