innovacion

0 1287

Se lanzó un llamado para financiar investigaciones en temas relacionados con la educación y las nuevas tecnologías.

Fue presentada por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación en conjunto con la Fundación Ceibal. Se trata de la tercera edición de «Fondo Sectorial de Educación — Inclusión digital: Educación con Nuevos Horizontes».

La convocatoria busca financiar la investigación en temas de educación y tecnología que posibilite hacer investigación científica de excelencia en temas vinculado a las 5 áreas estratégicas. Se favorece la postulación de consorcios internacionales. Los montos a financiar por proyecto (hasta 24 meses) son del orden de 100,000 USD. La fecha límite para presentar propuestas (perfiles) es el 26 de Junio de 2017.

 

Para más información, consultar la web de Fundación Ceibal. 

0 1048

Los días 7, 8 y 9 de marzo de 2016, INTED celebra su 10ª conferencia anual destinada a docentes, investigadores, científicos y profesionales de la Educación de todo el mundo. Cada año, más de 700 participantes procedentes de 80 países asisten a este foro.

El evento se realizará en la ciudad de Valencia, España.

El objetivo general de INTED2016 es promover la colaboración internacional en la educación, investigación, innovación y nuevas tecnologías aplicadas a la enseñanza. Será una excelente oportunidad para presentar y plantear todas las cuestiones relativas a nuevos proyectos de investigación, nuevas tendencias educativas y últimas innovaciones en el campo tecnológico.

La fecha límite para el envío de resúmenes (abstracts) es el 3 de Diciembre de 2015.

Las propuestas deberán remitirse on-line en http://iated.org/inted/online_submission

Para más información visite http://iated.org/inted/

0 1793

El II Encuentro Iberoamericano de Innovación, Investigación y Buenas Prácticas Educativas es organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México y se realizará en la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza en la Ciudad de México, tiene como propósito reunir a docentes universitarios, profesionales independientes e investigadores educativos que se muestren interesados en compartir su experiencia y conocimiento respecto de sus prácticas exitosas en los ámbitos académico y profesional.

El interés principal del encuentro reside en aprender de las experiencias y conocimientos acumulados de los colegas invitados y ponentes inscritos, con el propósito de recuperarlas, integrarlas a nuestro saber y aplicarlas en cada uno de nuestros contextos educativos y profesionales.

Asimismo, sistematizarlas y difundirlas con el propósito de promover la innovación sembrando nuevas ideas o formas de atender la actividad cotidiana en materia docente, de investigación e innovación educativa.

En el encuentro se pretende promover el diálogo y la reflexión respecto de lograr transitar del conocimiento tácito al explícito que permita orientar nuestro ejercicio profesional y compartir nuestras claves de éxito profesional.

Se convoca a los docentes, investigadores y profesionales independientes a participar en una jornada que será documentada en un libro electrónico de distribución abierta y libre con los aportes obtenidos del evento.

El encuentro se realizará en las instalaciones de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza Campus 1, del 27 al 28 de agosto de 2015 en las modalidades presencial y virtual (Mixto).

Para mayor información

3 1675

El nuevo paradigma interpela al docente en infinitos aspectos, entre los cuales su actitud ocupa un rol central. Abusando del uso ya tan repetido del “2.0” podríamos decir que el docente debe asumir una ACTITUD 2.0 que implica:

  • Actitud para innovar
  • Actitud para aprender
  • Actitud para compartir

Dice el diccionario de la RAE, que la actitud es una disposición de ánimo manifestada de algún modo. La actitud es una forma de ser, de actuar, de pensar y de mirar la realidad.

Actitud para innovar

Mucha gente pequeña en muchos lugares pequeños harán cosas pequeñas que transformaran al mundo”  (Leo Buscaglia)

Innovar es la clave para avanzar en un mundo que  como dice, Charles Lutwidge Dodgson, no nos espera si nos quedamos quietos. Se trata de utilizar de nuevas formas los viejos recursos o encontrar recursos nuevos para hacer nuevas cosas. Innovar siempre implica un cambio, una ruptura. Poco tiene que ver la innovación educativa con dispositivos y herramientas, se trata de transformar la educación, de alcanzar un nuevo paradigma educativo revolucionando la relación con el saber, el rol del docente y la institución escolar. Innovar es mucho más que aplicar lo último de la tecnología en el aula, la innovación debe tener valor pedagógico y social además de tecnológico. Un docente con actitud innovadora es un docente flexible al cambio, atento al avance del tiempo, de la sociedad y la cultura, usuario de los nuevos dispositivos, crítico de su aplicación, ávido de probar, cambiar y desafiar lo establecido, lo conocido y lo aprobado. Un docente innovador es un creador, un transformador, con la valentía y responsabilidad que ello implica. Un docente con ACTITUD 2.0, es un docente que innova.

Actitud para aprender

En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe” (Eric Hoffer)

No lo sabemos todo. Hace mucho tiempo que grandes pensadores de la humanidad no han dado esta noticia, triste para algunos, feliz y desafiante para otros. Los docentes tampoco sabemos todo, es tanto más lo que tenemos que aprender que aquello que atesoramos como sabiduría. El docente con actitud para aprender es el mejor maestro, es el que enseña justamente a aprender, es el que enseña a preguntar aunque no sepa todas las respuestas, el que duda, el que se equivoca. Un docente facilitador, guía, que no tiene conocimientos acumulados certificados, sino la capacidad de enseñar a ver la realidad de forma crítica, humana y ética. Un docente dispuesto a aprender entiende su lugar más cerca del alumno y menos sobre él, es un docente que no pierde autoridad pero que ya no la encuentra en sus saberes sino es su carácter, en su carisma, en su empatía, en su vocación y su capacidad infinita de mostrar, de guiar, de acompañar, de enseñar. Un docente que investiga, critica, se capacita, se actualiza, se pregunta y se interpela. Un docente con ACTITUD 2.0, es un docente que aprende.

Actitud para compartir

Si tienes una manzana y yo tengo una manzana y la intercambiamos entonces tu y yo seguimos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea y la intercambiamos, entonces cada uno de nosotros tendremos dos ideas” (Bernard Shaw)

Poco nos sirven nuestros tesoros si los conservamos guardados, lucen más fuera del cofre. La humanidad ha evolucionado notablemente cada vez que cooperó y colaboró, cada vez que se reunió y construyó de forma colectiva, los hombres avanzamos mejor y más rápido juntos.

Un docente que colabora, que es miembro de una comunidad abierta, que comparte sus ideas y se enriquece con las ajenas, que piensa de forma colectiva y hace de manera cooperativa, es un docente que apuesta al cambio educativo mancomunado. Compartir es una forma de ser abierta y solidaria, es desprenderse de lo propio, dejar volar, fluir, transformar, adaptar, utilizar y multiplicar nuestras ideas. Porque si una idea es buena lo mejor es que muchos la conozcan y si un proyecto funciona lo mejor es que otros lo apliquen. Un docente con ACTITUD 2.0, es un docente que comparte.

Fuente: Ineverycrea via Educación 2.0

1 3268

Por Marta Libedinsky. Estamos viviendo tiempos más que interesantes en la educación argentina; tiempos luminosos, sabrosos, refrescantes y efervescentes. Tiempos de innovación. El gobierno nacional, gobiernos provinciales y gobiernos municipales toman con convencimiento la decisión de poblar aulas y escuelas con computadoras portátiles y subportátiles, de dotar a instituciones y salas de conexión a Internet de alta calidad, de diseñar y construir y actualizar portales educativos y aulas virtuales, de elaborar con sudor y rigor numerosos y variados materiales didácticos digitales. Todo con el propósito de brindar una enseñanza acorde con el presente y con una nítida visión de futuro.

La recopilación de testimonios de los protagonistas de las iniciativas, el monitoreo y la evaluación de programas y la documentación de experiencias educativas dicen presente. Las comunidades y redes virtuales se expanden y refuerzan. Los buenos educadores de todos los tiempos encuentran en la web nuevos colegas con los que comparten en el terreno educativo interés, vehemencia y constancia. Los reencuentros con colegas y amigos de antaño y residentes en lugares lejanos  se incrementan. Se aceleran e intensifican las tareas investigativas que se proponen informar y brindar fundamentos sólidos a la toma de decisiones en políticas TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y a las prácticas cotidianas de las aulas. Las clásicas y nuevas TIC enriquecen la comunicación a través de más palabras escritas y habladas, más imágenes, más sonidos. Los convencionales y los nuevos medios se hacen eco de las buenas nuevas y en simultáneo se mantienen alerta respecto del transcurrir de los acontecimientos.

En este tiempo animado y vital un aspecto resulta especialmente importante y merece toda nuestra atención el desarrollo profesional docente y el aprendizaje formal e informal en materia de TIC y en pie de igualdad; en tanto y en cuanto se conviertan en experiencias cristalizadoras[1] para los educadores considerados en forma individual y/o integrados a equipos.

¿Qué tipo de experiencias permiten celebrar aprendizajes formales en materia de TIC y Educación[2]? Algunos ejemplos son: cursos presenciales, cursos en línea, cursos híbridos, programas de actualización, diplomaturas, postítulos, especializaciones, maestrías. En estas experiencias el enfoque de enseñanza permite reconocer cambios y continuidades a través de la historia didáctico-tecnológica de las instituciones educativas e intersectar contenidos curriculares, didácticas generales y específicas y tecnologías[3], las estrategias didácticas permiten ensamblar armoniosamente teorías y prácticas, el contacto metódico y regular con nuevas tecnologías, desarrollar fluidez tecnológica (tal como se entiende la fluidez en el dominio de una segunda lengua como consecuencia de acciones de inmersión) y el currículo emergente[4] tiene espacio propio.

¿Qué tipo de experiencias permiten celebrar aprendizajes informales en materia de TIC y Educación[5]? Algunos ejemplos son: la conversación entre colegas té, café o mate mediante, los equipos docentes documentando y examinando su propia práctica colaborativamente, cumpliendo el sueño de realizar viajes de estudio para visitar escuelas de otras ciudades y países que están dispuestas a compartir su saber y su entender, docentes observando aulas vecinas de colegas, leyendo y estudiando literatura  profesional (libros, e-books, revistas especializadas, documentación gris), viendo series de conferencias y películas documentales accesibles vía Internet, participando en foros asincrónicos de discusión, blogs y redes sociales, conformando grupos de estudio autogestionados, desempeñándose como asesores o mentores de sus colegas  dada su calidad de par más avanzado, asistiendo a ciclos de conferencias, webinarios y eventos de la especialidad que se transmiten en línea y en tiempo real, involucrándose activamente en investigaciones lideradas por centros de investigación educativa, los intercambios en salas virtuales de egresados de cursos, equipos realizando y compartiendo e-portafolios de presentación, entre tantas otras. En estas experiencias prevalecen los intereses individuales y de equipos, el fluido intercambio entre pares con vistas a la resolución de problemas puntuales y actuales,  el acercamiento a la opinión de expertos y de pares más avanzados de diferentes lugares del mundo, el acceso a novedades y a ideas en estrecha conexión con la práctica profesional cotidiana.

Queda claro que la calidad y la contribución de las experiencias de aprendizaje a la mejora del desempeño docente no pueden ya seguir definiéndose solamente en función de su cualidad de formal o informal. Si estamos hoy de acuerdo en que el desarrollo profesional docente formal puede ser hoy tan valioso como el informal, entonces estaremos necesitando en breve un debate franco y profundo que nos conduzca a renovar los sistemas de acreditación de saberes, capacidades  y experiencias para reconocer- de todos los modos en los que sea posible hacerlo -tanto los aprendizajes formales como los informales de aquellos docentes que viven y sienten el desarrollo profesional como derecho y como oportunidad.

Buenos Aires, 21 de agosto de 2011

 

Marta Libedinsky es Magister de la Universidad de Buenos Aires en Didáctica,  Profesora de Psicología y Ciencias de la Educación (Instituto Superior del Profesorado “Joaquín V. González”) y Profesora para la Enseñanza Primaria (Escuela Normal Superior No. 4 “Estanislao S. Zeballos”). Actualmente ocupa el puesto de Directora de Programas y Proyectos de Fundación Evolución, Argentina, y es Coordinadora General del Postítulo “Especialización Superior en TIC y Educación”, Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tambien es co-autora del libro Las TIC en las aulas (Paidós, 2011) y autora de La innovación en la enseñanza. Diseño y documentación de experiencias de aula (Paidós, 2001) y Conflictos reales y escenas de ficción (Noveduc, 2008).

 

Especiales del mes anteriores


[1] Experiencias cristalizadoras es un concepto desarrollado por Howard Gardner y sus colegas que refiere a momentos cruciales en el desarrollo de las capacidades y talentos. Son situaciones activadoras, que dejan huella y permiten resignificar comprensiones, que encienden chispas, generan entusiasmo y activan exploraciones futuras.  Nótese que “cristalizar” significa según el Diccionario de la Real Academia Española: “Dicho de las ideas, los sentimientos o los deseos de una persona o de una colectividad: tomar forma clara y precisa, perdiendo su indeterminación.”

[2] Los aprendizajes formales son aprendizajes que se logran en centros especializados, con un currículo explícito y secuenciado y por cuyo logro se otorgan certificaciones.

[4] El currículo emergente se planifica paso a paso en función de los intereses, expectativas, necesidades y pasiones de los participantes y de los formadores de formadores. Requiere flexibilidad, creatividad y paciencia.

[5] Los aprendizajes  informales son aprendizajes no estructurados o semiestructurados que se celebran en una variedad de sitios y que no responden a un mapa curricular delineado.

Últimas Noticias

0 68
Desde que las XO llegaron a Buenavista en Apurímac, niños y padres de familia han aprendido a usar la computadora para aprovechar sus campos...
Translate »