La narrativa digital o digital storytelling

0 13805

Debido a las propias características de la Red, se puede afirmar que aparecen y desaparecen utilidades cada día. En diferentes momentos, mostramos cómo su empleo favorece los nuevos aprendizajes de la enseñanza en el siglo XXI: la lectoescritura multimedia y la narrativa digital, entre otros.

Por esa razón, la relación de aplicaciones que se han ido publicando es diversa: Animated Book, Bookr, Mixbook, Storybird,  Fuzzwich, DoInk, Storyjumper, PicLits, SlideFlickr, Shidonni, Domo Animate, Myths and Legends, Museum Box, Panfu

La televisión, el ordenador e Internet no han terminado con el cuento. Los cuentos todavía están presentes en la vida del niño. Y en su mundo, la imaginación y la fantasía son elementos fundamentales, sobre todo para leer, inventar y escribir historias.

Es recomendable, y creo que imprescindible, ofrecer ayudas y motivos para escribir en el aula. Por ejemplo, algunas actividades centradas en el cuento popular y en la narración: las fórmulas maravillosas, las palabras poderosas y el tablero fantástico. En todas ellas, antes de utilizar cualquier aplicación online, el empleo de borradores para escribir (storyboard) es un procedimiento previo.

Las fórmulas maravillosas: Los inicios tradicionales de los cuentos no deben ser considerados como un estereotipo agotado. Constituyen un elemento muy valioso. Las fórmulas de inicio y final facilitan que el niño o cualquier otro destinatario, sea oyente o lector, reconozca con rapidez la clase de texto que recibe, para de esa manera activar el esquema mental más apropiado para su interpretación. Por tanto, un relato con esas fórmulas ofrece, de entrada, algunas ayudas adicionales para mejorar la comprensión y la cooperación textual. Los niños, entonces, podrán orientarse mejor en el interior de su estructura narrativa. Pero incluso también cumplen una función semejante en el aprendizaje de la composición escrita.

El tablero fantástico: Imaginemos que un cuento no es más que un tablero de celdillas, un casillero construido a partir de cuatro columnas básicas: los personajes, los lugares, las situaciones y los objetos. Cada columna posee un idéntico número de compartimientos o celdillas, y éstas se llenan con un vocabulario especial, con palabras que, de alguna manera, pertenezcan al universo de los cuentos. Evidentemente, pueden ser términos narrativos de actualidad o provenientes de la tradición.

Al terminar un tablero fantástico, si se seleccionan los elementos apropiados de cada una de las columnas, o los que se determinen en el aula con antelación, los niños estarán en condiciones de inventar decenas y decenas de historias. No habrá casi ningún límite. Para escribirlas, de manera individual o en grupo, todo dependerá de los procedimientos de creación que se propongan en cada momento educativo.

En el siguiente enlace podrán leer el artículo completo.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply