Es el momento de considerar a la Informática como una materia curricular

0 6690

En el sistema educativo formal está instalado un modelo que se basa en el uso de las TIC como una herramienta transversal de las distintas áreas. Es el momento de analizar un modelo distinto del que está siendo incentivado por los Ministerios de Educación. Que además de estimular el uso transversal de las TIC en las asignaturas, contemple además a la Informática como una disciplina, con objetivos y contenidos propios en un espacio curricular definido.

El periodista especializado en tecnología, Ariel Torres, escribía allá por el 2009 “¿Qué tienen en común una computadora, un teléfono celular, una cámara digital, un reproductor MP3, un televisor de pantalla plana, Internet y un DVD? La clave es tan simple como mayormente ignorada (…). La clave se llama digitalización, la tan trillada, famosa, visitada e incomprendida digitalización. Toda la tecnología contemporánea (…) se basa en la digitalización. Entender qué es, por qué la adoptamos y cómo influye en el comportamiento, a veces tan irritante, de los dispositivos modernos es la pieza que falta en el rompecabezas.”

En esta era de la digitalización que estamos viviendo, la mayoría de las personas daría por obvio que, todos los niños y adolescentes aprenden informática en la escuela. Pero no, aunque usted no lo crea, esto no es así. En esta nota intentaré explicar los porqués.

Durante muchos años informática era el sinónimo de un lugar fijo en las instituciones con distintas denominaciones: Laboratorio de Informática, Aula de Computación, Sala de Informática y sus combinaciones posibles. Mientras el Laboratorio de Informática era uno sólo, los demás Profesores (todos los que no eran “el de Computación”), tenían que usarlo cuando estaba “libre”. O sea, cuando no estaban los Profesores de Informática dando clase.
Tengamos en cuenta que en esa época, los docentes de Informática prácticamente eran los únicos que sabían utilizar las computadoras. Y eso que no me estoy refiriendo a programarlas, sólo a utilizarlas.
Por otra parte, eran pocos los estudiantes que tenían una computadora en su casa, por lo que la hora de informática era su único contacto con las PC en muchas ocasiones.
Este modelo intentaba que el Profesor de Informática enseñara los contenidos de las distintas áreas dentro de las horas de Informática. Por lo que nunca se consideró verdaderamente a la Informática como una disciplina, sólo fue una herramienta para enseñar transversalmente contenidos de otras asignaturas. Voy a ser reiterativo, los demás docentes no sabían utilizar las computadoras. Y por otra parte, no se habían definido contenidos específicos para la Informática.

Con la llegada del modelo 1 a 1 (una netbook para cada alumno) se esperaba producir un gran cambio: todos los docentes que quisieran hacerlo, podrían enseñar sus materias con las computadoras portátiles en el aula. El problema es que se basaba en algunos mitos o supuestos:
● Los alumnos sabían usar “naturalmente” las computadoras, eran “nativos digitales” que conocían y utilizaban todas las tecnologías sólo por haber nacido rodeados de dispositivos.
● Los docentes de todas las asignaturas iban a enseñar utilizando las TIC. Las TIC serían un contenido transversal de todas las asignaturas.
Pero esto no pasó en la gran mayoría de los casos. Fue una generalización extrema que no se condijo con lo que se observa en las escuelas. La experiencia en el aula, nos sigue demostrando que esto no es así.

Una de las razones podría ser que se esperaba que todos los docentes aprendieran una gran variedad de herramientas digitales. Y que luego restaran tiempo a la enseñanza de los contenidos tradicionales de su asignatura para explicarles a los alumnos cómo utilizarlas.
Otra que la transversalidad licúa las responsabilidades sobre la enseñanza de los contenidos, entonces se dependió de la buena voluntad de algunos docentes para capacitarse y de la motivación personal para que trasladaran lo aprendido a sus prácticas áulicas.

Pero esta situación no es nueva… En 1987, Rodolfo Terragno decía en la Revista “K64 COMPUTACION PARA TODOS”: “…No se trata simplemente de poner computadoras en las escuelas. Puede ser un equipamiento inútil y hasta contraproducente, allí donde no haya capacidad en los maestros para saber cómo aplicar, cómo valerse de la computadora, del software educativo. Me parece que la introducción de la computación en la escuela no puede ser planteada en términos de hardware. La computadora tiene que ser vista como instrumento de una revolución educativa, y esto no es sencillo.”
“…no es un problema de equipamiento. La difusión de la computación a través de la escuela va a ser cada vez menos un problema de equipar; va a ser cada vez más un problema de capacitación de aquellos que tienen que implementar la reforma, de aquellos que tienen que utilizar los computadores, es decir los maestros.”

Durante años se insistió (y se insiste) con que “todos los docentes tienen que enseñar con las computadoras” y sin embargo los resultados no son alentadores. Basta con concurrir a observar escuelas para ver lo que (no) se está haciendo a pesar de la “invasión de netbooks”. Y con esto no estoy diciendo que no haya experiencias positivas para mostrar, el tema es que son casos puntuales de docentes innovadores que se animan a probar con sus alumnos. Pero lo que se necesita es llegar a todos, no sólo a los alumnos de esos docentes.

Como los resultados no llegaban con la celeridad esperada, entonces se comienza a hablar de formar “parejas pedagógicas” con docentes de Informática y/o incorporar “Facilitadores pedagógicos digitales” en las escuelas. Pero que los Profesores de Informática “nos transformemos” en Facilitadores Pedagógicos Digitales implica acompañar a los docentes de las distintas materias en la enseñanza de sus contenidos usando las TIC como herramienta transversal. Y eso no es enseñar Informática, es enseñar los contenidos de “X” materia utilizando las TIC.

“El principal problema práctico es determinar cómo podrán trabajar por el cambio los profesores que desean hacerlo. El cambio no puede ser general y uniforme –cualquier intento de hacerlo así reduciría el paso del cambio a su mínimo común denominador-. La sociedad no puede permitirse el frenar a sus mejores profesores simplemente porque algunos, o incluso la mayoría, no quieren seguir adelante.” decía Seymour Papert en 1995.

Mi libre interpretación es que no sé si serán los “mejores profesores”, pero sí sé que son los Profesores de Informática los que están mejor formados para enseñarle Informática y la utilización de las TIC a los alumnos (y en todas sus clases, no en alguna ocasión aislada).
Es muy importante reconocer que la Informática tiene contenidos propios, que necesitan ser desarrollados en un espacio curricular específico. Un lugar donde los conocimientos puedan ser adquiridos en forma sistemática y gradual, no esporádicamente y sólo relacionados con los que se ven en otra asignatura.

¿Qué es lo que se aprendería en la materia Informática?
Partimos de la base de que no existe el espacio curricular y que tampoco hay un diseño curricular que lo defina. Los Profesores de Informática que integramos ADICRA (Agrupación de Docentes de Informática y Computación de la República Argentina) creemos firmemente que hay que instalar el debate para la creación de un diseño curricular propio, dinámico y flexible, que no puede quedar estancado en el tiempo por las características de nuestra disciplina. Y luego de distintos debates, hemos ido definiendo algunos ejes fundamentales donde se trabajarán simultáneamente conceptos teóricos y técnicas de “tratamiento de la información digital” conjuntamente con el aprendizaje práctico de distintas aplicaciones.

Cuatro ejes para la Informática como materia:

– Informática en la sociedad
Analizar todos los aspectos en los que la informática impacta en la sociedad. Entre otros: Software Libre. Software comercial. El impacto de la digitalización. Gestión de la propiedad intelectual. Internet como medio de comunicación: análisis de sus servicios. La evolución de la Web. Redes sociales: criterios de seguridad y ejercicio de la ciudadanía digital.
– Aplicaciones informáticas
Aprender las técnicas necesarias para dominar las aplicaciones informáticas, denominadas “TIC”. Articular estos contenidos con su utilización transversal en las demás áreas. Las aplicaciones bajo estudio pueden variar de acuerdo al contexto educativo y al diagnóstico del docente.
– Los sistemas informáticos y sus tecnologías
Obtener conocimientos básicos sobre el funcionamiento y los componentes de equipos y redes informáticas para una gestión eficiente de los mismos. Conceptos básicos del funcionamiento del hardware y el software de un sistema informático. Uso operativo y mantenimiento básico de un equipo informático y de las redes informáticas.
– Lógica y lenguajes de programación
Adquirir capacidades lógicas y creativas que permitan la resolución de problemas aplicando las Ciencias de la Computación. Reflexionar y adquirir criterios construidos desde la experiencia acerca de la actividad productora de programas informáticos. Los entornos, lenguajes y niveles propuestos pueden variar de acuerdo al contexto educativo.

En 2008 David Buckingham decía algo que no pierde vigencia: “En gran medida, el uso de la tecnología de la información en la escuela no se vincula en lo más mínimo con las maneras en que los jóvenes se relacionan hoy con la información ni con las formas en que eligen comunicarse. El peligro que entraña esta situación es que la escuela termine guardando cada vez menos relación con los intereses y preocupaciones reales de los jóvenes.”
Coincido plenamente. Busquemos otro modelo. Otra forma de trabajar con las computadoras. Es el momento de dejar de pensar en la dicotomía “La utilización transversal de las TIC en todas las asignaturas vs La Informática como materia”. Por el contrario, ambas tienen que complementarse. La enseñanza de Informática como materia, permite que los estudiantes aprendan en la escuela habilidades y contenidos que la gran mayoría no alcanzaría de otra manera.

¿Cuáles son los puntos imprescindibles para que funcione este otro modelo de incorporación de las TIC en las escuelas?
1) Informática como materia: Para que los alumnos aprendan los contenidos de Informática con Profesores de Informática. En ese espacio utilizan las computadoras simultáneamente como herramienta y como objeto de estudio.
2) Capacitación docente: Para que los docentes de las otras asignaturas enseñen los contenidos de sus materias utilizando las TIC como herramientas. Se necesita además el apoyo continuo de un Facilitador Pedagógico Digital.
3) Facilitador Pedagógico Digital: Asesora a los docentes de las otras asignaturas y los acompaña en la misma escuela para la utilización de los recursos TIC en sus materias.
4) Referente técnico escolar: se encarga de resolver las cuestiones técnicas que surgen y de realizar las gestiones ante los organismos pertinentes si no las pudiera resolver.

Para ir finalizando, voy a tomar estas frases de María Teresa Lugo: “De la misma manera que no es lo mismo tener un libro que saber leer, no es lo mismo tener tecnología o tener un dispositivo y saber usarlo. Por eso, además de la brecha del acceso, hoy necesitamos superar lo que es la brecha del uso, o el capital cultural que necesitamos para poder utilizar la tecnología, para generar conocimiento socialmente relevante. Pero además de estas dos brechas, hoy en América Latina estamos detectando la llamada ‘brecha de expectativas’, es decir, la distancia que hay entre lo que los estudiantes están necesitando y lo que los educadores o las escuelas les estamos ofreciendo para poder dar cuenta de esas necesidades nuevas.”

Estoy convencido de que con #LaInformáticaComoMateria (uno de los hashtags utilizados para nuestra campaña en Twitter a favor de la Informática como disciplina), tenemos la oportunidad de achicar todas esas brechas: la de acceso, la del uso y la de las expectativas. Este es el momento de generar el espacio curricular en las esculeas para uno de los conocimientos socialmente relevantes. Y de darles a nuestros alumnos, las posibilidades para aprender en la escuela las habilidades necesarias para desempeñarse en la sociedad actual. Como así también para su futuro, ya sea educativo o laboral. No lo dejemos pasar nuevamente.

Gustavo Cucuzza – Profesor en Informática
• Docente de la asignatura Educación Tecnológica 1,2 y 3 y ACP (Ayudante de Clases Prácticas) en la EEM Nº 1 DE 16 “Rodolfo Walsh” – Ministerio de Educación – Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
• Facilitador del aprendizaje en el equipo de Educación Digital de la Escuela de Maestros (Capacitación Docente) – GCBA.
• Técnico Superior en Gestión y Conducción Educativa.
• Creador de los blogs [PQS] Para que sepan, La Informática Prohibida, La Informática en las escuelas, Educación y Blogs y Aprendo en la web.
• Creador y coordinador de los grupos en Facebook: Red CREAR (+5800 miembros), Docentes de Informática, Computación y NTICx de la República Argentina (+800 miembros), ADICRA (Agrupación de Docentes de Informática y Computación de la República Argentina)

http://paraquesepan.blogspot.com.ar

http://lainformaticaprohibida.blogspot.com.ar

http://lainformaticaenlasescuelas.blogspot.com.ar

http://educacionyblogs.blogspot.com.ar

http://aprendoenlaweb.blogspot.com.ar

 Bibliografía:

– Buckingham, David: «Más allá de la tecnología: aprendizaje infantil en la era de la cultura digital.» Ediciones Manantial, 2008.

– Lugo, María Teresa: «Achicar la brecha de expectativas.» Disponible en https://youtu.be/jjYMOwBJVGw

– Papert, Seymour: «La máquina de los niños. Replantearse la educación en la era de los ordenadores.» Editorial Paidós, 1995.

– Terragno, Rodolfo: «Argentina del Siglo 21.» Editorial Planeta, 1985.

– Torres, Ariel: «Bit Bang. Viaje al interior de la revolución digital.» Editorial Atlántida, 2009.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply